Pulseras Damiani


De la clásica pulsera de oro a la histórica con diamantes: la belleza de un mundo lleno de joyas con maravillosas sorpresas

El origen de la palabra “brazalete” es “brachile” en italiano (del latín “braccio” o brazo), y “barcel” en francés. El uso de brazaletes, pulseras en hombres y mujeres se remonta a la antigüedad: para los romanos, un sencillo brazalete de oro en el brazo izquierdo era símbolo de valor militar. Desde el imperio romano al Renacimiento, el brazalete continúa siendo una joya popular tanto para hombres como mujeres, un elemento distintivo de su papel y poder para los primeros y sencillamente un adorno para las últimas, mejorados cada vez más con formas y nuevos materiales según los gustos y estilos de cada época. En la historia, el éxito de esta joya está estrechamente relacionado con la moda, pero hoy en día las pulseras son, tanto para mujeres como para hombres, los adornos favoritos, conocidos como el origen de las nuevas tendencias de la moda. Las pulseras Damiani para hombres y mujeres son un accesorio de joyería fundamental, un preciado mundo por descubrir con sus más elegantes, modernas y lujosas variantes. Un exclusivo diseño, materiales de una extremada calidad y un excelente trabajo artesanal son las características de cada creación de joyas de la Casa, una de las máximas expresiones de la artesanía italiana en el mundo. Las pulseras Damiani, en sus muchas ediciones e interpretaciones, forman parte de la mayoría de las colecciones de joyas de la compañía, creadas con hábil destreza por los maestros artesanos y orfebres, capaces de realzar la luz y el color del oro, los diamantes y las gemas. Tradicionales pulseras de oro amarillo, blanco y rosa, otras más originales en oro negro y marrón; pulseras espectaculares en oro y diamantes; modernas pulseras para mujer en plata y gemas; actuales pulseras para hombre de plata y acero inoxidable; elegantes y sofisticados brazaletes de perlas; las incondicionales y lujosas pulseras: la oferta de pulseras Damiani responde a todos los gustos y formas de hacer realidad los más maravillosos deseos.

Pulsera: la exclusividad de una joya clásica


Una de las joyas finas que no debe faltar en el joyero de una mujer, la pulsera entra sin duda en esta categoría y se ha convertido en un icono de la historia de la joyería. La pulsera es una joya atemporal, elegante y versátil; es la tradicional pulsera rivière, una sencilla pero refinada hilera de diamantes idénticos engastados unos tras otros en un engaste flexible sin comienzo ni final, para simbolizar el amor eterno. Puede que no todo el mundo sepa que la pulsera o pulsera de tenis recibió accidentalmente este nombre por la conocida tenista norteamericana Chris Evert, quien en 1987 interrumpió un campeonato de tenis norteamericano porque había perdido uno de sus pulseras de diamantes. En la conferencia de prensa que siguió a este evento, la tenista explicó que la interrupción era inevitable porque nunca había perdido de vista su “pulsera de tenis”, renombrando inconscientemente una de las piezas imprescindibles de la joyería contemporánea. Desde entonces, la clásica pulsera de diamantes se conoce por todos como pulsera de tenis. Desde 1987 hasta la fecha, se han añadido a esta pieza colores y formas, se ha mejorado el diseño y ahora se utilizan nuevos materiales. Las pulseras propuestas por Damiani, forman parte de las clásicas colecciones de joyeria de oro blanco con diamantes, líneas tanto clásicas como modernas creadas para resaltar las gemas preciosas y realzar su brillo al más alto nivel. La gama de pulseras Damiani se completa con la edición de diamantes negros: una nueva joya creada para los hombres pero elegida por las mujeres que prefieren un estilo más agresivo. La pulsera es la joya perfecta para el día o la noche, se adapta fácilmente tanto a una indumentaria elegante como a los conjuntos de diario. Con su sencilla aunque altamente sofisticada artesanía, esta clásica pieza de joyería sigue siendo la campeona indiscutible del encanto y la elegancia.
tennis