NUPCIAL

Compromiso

Un diamante Damiani es para toda la vida. Un «para siempre» que brilla con la máxima pureza, guardián de una promesa de amor. Perfección, corte, color, brillo son algunas de las cualidades que identifican un diamante Damiani. Cada solitario puede convertirse en la forma de tu deseo; en oro o en platino es la expresión de un sueño que se hace realidad y se vive entre las emociones más bonitas que existen. Eres tú la protagonista a la hora de elegir el diamante más bonito y la montura que expertos artesanos orfebres realizarán, tal como tú desees, para que te sientas siempre como una princesa.

EL EMBLEMA PERFECTO DE UNA PROMESA DE AMOR

Entre los momentos más importantes y simbólicos de la vida, el compromiso es un evento que solo una preciosa joya logra subrayar perfectamente. Desde la antigüedad, el anillo es el objeto que mejor ha expresado la simbología del amor, también como presente que corona un noviazgo.

En el Renacimiento, en particular, el anillo de compromiso se refuerza con un símbolo aún más eficaz: el diamante, piedra invencible y pura que potencia el significado del anillo como emblema de unión eterna. El primer testimonio conocido de anillo con diamante entregado para sellar este importante momento se remonta a 1477: el consejero del archiduque Maximiliano I de Habsburgo sugiere por escrito al futuro emperador que le regale a su prometida, María de Borgoña, un anillo de diamantes. Desde entonces hasta nuestros días, el anillo de compromiso se ha ido haciendo más rico y valioso que la alianza de boda. En el siglo XIX es el anillo con un solo diamante, el solitario, el que asume la supremacía indiscutible como la más pura, esencial e inmediata prueba de amor. El anillo, símbolo de continuidad, manifiesta la tenacidad del amor a través de la gema «invencible» por excelencia, el diamante puro y eterno: de hecho, el anillo con un diamante, el solitario, es el que satisface plenamente el deseo de un símbolo fuerte e inmortal, la búsqueda de un valor que vaya más allá de la apariencia, la expresión de una belleza y de una pureza que siempre van unidas al amor y a la fidelidad.